saludo web baner web modificado

 

DIROFILARIA IMMITIS

La infección causada por el nemátodo Dirofilaria immitis, tiene varias denominaciones, como por ejemplo dirofilariosis, verminosis cardiaca, enfermedad por gusanos cardiacos, enfermedad del gusano del corazón o heartworm disease. Al contrario de lo que se piensa por su denominación, el parásito en su estado adulto reside principalmente en las arterias pulmonares del huésped definitivo, manteniéndose en ellas gracias a la circulación sanguínea y cuando ésta cesa, los vermes caen al ventrículo derecho donde se encuentran en los exámenes post mortem.

 En Latino América, Chile es el único país que se encuentra libre de infección, pero se han presentado casos clínicos en animales procedentes o que tuvieron una estadía en un país vecino, especialmente Argentina. Dichos casos ofrecen bastante dificultad diagnóstica a los Médicos Veterinarios clínicos, debido al poco conocimiento que tienen de esta parasitosis y a que la signología general es muy similar a otras patologías. Es de importancia que los Médicos Veterinarios chilenos tengan una mejor percepción de una parasitosis de índole mundial, que además es una zoonosis afortunadamente asintomática y, más aún, si existe la posibilidad que ingrese al país. Igualmente es trascendente que el profesional esté capacitado como para enfrentar una enfermedad emergente, saber controlarla y convertirla en un mal menor.

 A la fecha en Chile, no se han publicado trabajos sobre la existencia de un huésped intermediario que permita el desarrollo del parásito hasta su forma infectante. Sin embargo, el parásito podría adaptarse a los culícidos que están presentes, o eventualmente podría  introducirse alguna de las setenta especies de mosquitos, que actúan como hospedadores intermediarios y vectores biológicos de D. immitis.

Uno de los principales artrópodos vectores de esta parasitosis, los mosquitos del género Culex, se encuentran ampliamente distribuidos en Chile continental. Otros vectores, particularmente de las especies de Dipetalomena, son pulgas y la garrapata café del perro. Un caso reportado de filariasis humana adquirido en Chile corresponde al de una niña de la comuna de Quilicura con un espécimen identificado como gusano filárido adulto extraído quirúrgicamente desde un nódulo subcutáneo del brazo. Si bien no se diagnosticó la especie causal, su localización subcutánea sugiere que podría tratarse de D. repens.

 Los requisitos climáticos y ambientales para el exitoso desarrollo de dirofilarias en un área determinada incluyen temperaturas ambientales sobre los 18-20ºC y la abundancia de mosquitos transmisores competentes. El mencionado límite de temperaturas se cumple por varios meses en muchas áreas de Chile

 La densidad de mosquitos y la abundancia de perros microfilarémicos son los factores de riesgo más importantes para la infección humana. Se ha estimado que con 7% o más de perros microfilarémicos en las áreas aptas para el desarrollo de los mosquitos en Chile, por lo que el riesgo para infección humana es significativo. Las publicaciones nacionales muestran cerca de 30% de infestación, con predominancia de  Dipetalomena. Destaca la significativa mayor frecuencia de dirofilariasis en perros con síntomas dermatológicos. En dos grandes estudios de infección por D. repens en canes, el principal síntoma asociado con infección fue la dermatitis prurítica; los nódulos subcutáneos, que constituyen el principal síntoma de la infección en humanos parecen ser infrecuente en perros. En un estudio reciente en 100 perros con D. repens se describen variadas  anifestaciones dermatológicas, siendo las más frecuentes: prurito, eritema, pápulas, alopecia focal o multifocal. Un autor reporta que 4/9 perros microfilarémicos y asintomáticos al momento del diagnóstico desarrollaron dermatitis prurítica en el lapso de 5 meses. Similares síntomas se han descrito ocasionalmente en asociación a otras especies de Dirofilaria, como D. immitis e incluso, D. reconditum. Si bien no es posible atribuir con certeza los síntomas dermatológicos que presentaban los animales a la  dirofilariasis, la significativa mayor prevalencia de microfilarias en perros sintomáticos sugiere algún rol etiológico de esta parasitosis en las manifestaciones dermatológicas.

dirofilariaweb

 

REFERENCIAS:

 1.- Dirofilaria immitis. ENFERMEDAD DEL GUSANO DEL CORAZÓN. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA.  MARÍA PAZ MUÑOZ GAJARDO. UACH VALDIVIA-CHILE 2003.

2.- Identificación morfológica y molecular de filarias caninas en una comuna semi-rural de la Región Metropolitana, Chile Javier López, Fernando Valiente-Echeverría, Marcela Carrasco, Rubén Mercado y Katia Abarca. Rev Chilena Infectol 2012; 29 (3): 284-289